Rosa y Lorena juntas para ayudar a Jesús

Elías trata de recomponer su vida pero todo sale mal: ni consigue recomprar la frutería, ni que Adela le acompañe a reencontrarse con Germán y lo peor de todo: alguien del mercado era la fuente que surtió al periodista más crítico con él.
Continuar leyendo